En la revisión de variadas decisiones empresariales asociadas a mantenimiento, se puede apreciar que éstas han resultado perjudiciales para las empresas en los ámbitos económicos, las disponibilidades y confiabilidades de sus equipos, debilitando los procesos de gestión y el prestigio de la compañía. Al revisar los antecedentes existentes y que sirvieron de fundamentos para la toma de decisiones, podemos encontrar sustentos de ingenierías débiles, he incluso en algunas ocasiones, éstas han sido ejecutadas contra de todos los antecedentes técnicos disponibles en su momento. Lo anterior, nos lleva a reflexionar y preguntarnos ¿Cómo las personas toman sus decisiones? ¿Las personas toman decisiones de formas racionales o emocionales? y para responderlos continue leyendo.

Neurociencia

Una de las variadas definiciones para esta disciplina está dada por la RAE que indica que es la ciencia que se ocupa del sistema nervioso y todos su sistema nervioso y todos los aspectos como su estructura y funciones como sus diferentes elementos interactuando, dando lugar a las bases biológicas del conocimiento y la conducta. En el entendimiento de la conducta está nuestro punto de interés.

Las neurociencias tienen la función de aportar explicaciones del comportamiento de las personas en términos de la actividad del encéfalo. Su tarea central es explicar como es qué actuan millones de células nerviosas individuales en el encéfalo para producir el comportamiento de las personas y como a su vez éstas células están influenciadas por el medio ambiente y las conductas de otros individuos.

El cerebro humano ha desarrollado un proceso de toma de decisiones que en la mayor parte de las veces se realiza considerando estos cuatros elementos: a. es automático b. no llega a la conciencia c. es guiado por las emociones y memorias previas y d. cambia según el contexto. El cerebro tiene un ámbito emocional y otro racional, pero muchas veces prevalece el ámbito emocional sobre el racional con el objetivo de facilitar y guiar las decisiones humanas. Sin embargo, lo que sí hacemos racionalmente es justificar la decisión que fue llevada por la emoción.

Sesgos Cognitivos y la Toma de Decisiones

Según la definición de la RAE los sesgos son errores sistemáticos en que se puede incurrir al hacer un análisis favoreciendo una respuesta frente a las otras. Estos errores son siempre involuntarios y están coligados a un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento mental, lo que lleva a una interpretación disponible, este efecto se conoce como sesgo cognitivo.

En el trabajo de investigación sobre las finanzas conductuales desarrollado por el profesor Dr. Thorsten Hens y Msc. Anna Meier y en colaboración con la Universidad de Zúrich se identifican quince sesgos que inciden en nuestras decisiones financieras.

Conclusiones

Las decisiones en mantenimiento así como las decisiones financieras no están exentas de dificultades he influenciadas por nuestras creencias, experiencias, y formas de pensar, por lo que un mejor entendimiento de cómo el cerebro procesa esta información permitirá identificar sus sesgos cognitivos y contrarrestados, lo que será un gran aporte en su desenvolvimiento personal y profesional.

En general, la forma de contrarrestar nuestros sesgos cognitivos en la toma de decisiones está dado por la realización de variadas acciones de forma simultánea; cuestionar nuestras propias creencia, realiza un análisis con fundamentos técnicos y económicos de nuestras decisiones, evaluar riesgos y si es necesario utilizar herramientas estadísticas, formar en consideración el punto de vista de otros, contar con una visión amplia de los procesos y el contacto dentro y fuera de la compañía, contar con un conocimiento real de sus capacidades y de la organización y evitar tomar decisiones rápidas de tipos emocional para darte el tiempo a su cerebro analítico que aporte lo suyo en el proceso.

Categorías: Ciencia

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *